viernes, 30 de septiembre de 2011

La Invasión de los Gerentes de Proyecto


Hace unos días me junté con un viejo amigo, a quien no veía hacía un buen tiempo; llamémoslo Luchín. Mi amigo trabaja hace ya unos 4 años como desarrollador senior en una empresa local proveedora de soluciones de software. Muy acongojado, Luchín me contó: "Ahora sí que se fue todo al diablo. Llegó la invasión de los gerentes de proyecto a la empresa". Mi primera reacción fue de decepción, pues durante 3 años trabajé en esa empresa y me esforcé por forjar una cultura que cultive precisamente lo contrario a lo que esa frase vaticinaba.

Esta situación coincidió con un thread muy activo a inicios de este mes en la lista de la comunidad Agile Perú, el cual fue abierto con una cita extraída de un tweet del mundo real"Ya no quiero ser ingeniero, quiero ser gerente de proyectos!" El thread creció muy rápidamente hasta llegar a tener más de 60 replies en menos de dos días. Es evidentemente un tema sensible, un tanto polémico y que está "de moda".

¿Pero, de qué estoy hablando exactamente? Vamos al grano. Tomaré como definición general de gerente de proyectos a alguien que:
  • Ya no desarrolla software
  • Les dice qué hacer a los desarrolladores
  • Es pagado considerablemente mejor que a los desarolladores
  • Es visto con mejores ojos y tiene más status que los desarrolladores ante todo el personal
  • No es explotado ni forzado a trabajar horas insanas
  • Tiene el privilegio de repartir tarjetas de presentación y firmar e-mails que dicen "Gerente"

¿Y cuál es problema con todo esto?

Bueno, desde mi humilde punto de vista, veo lo mismo que Tobias Mayer describió muy claramente hace ya 2 años en esta serie de iluminadores artículos:

Extraigo algunas secciones imperdibles:

The tragedy of many revolutions is that once successful the leaders tend towards the same behavior that caused the need for the revolution in the first place. The oppressed become the oppressors, i.e. they take on essentially the same behaviors because they don’t know how else to behave.
George Orwell characterized this tendency in the novel Animal Farm, an allegory for the Russian Revolution and subsequent events.  By the end of the book, the revolutionary leader, Napoleon (a pig, by some charming coincidence) is walking on two legs, dressing in human clothing and selling his best friends out for horse meat.

There can be no really pervasive system of oppression . . . without the consent of the oppressed.” —Florynce Kennedy
Too often the oppressed don’t want change; they simply want to be on the other side of the oppression.  That is the ugly reality we live in.  We have all seen individuals rise to middle-management and change behavior accordingly, fitting in to the system and emulating their superiors.  Many of us have seen teams fall apart through infighting — indeed a key part of the Scrum Master training course is focused on dealing with such situations. Reward systems in most software corporations are based on individual superiority, and to be superior, others must be considered inferior.
Commenting on the syndrome of in-fighting between oppressed natives in colonized countries, Paulo Friere notes “At a certain point in their existential experience the oppressed feel an irresistible attraction towards the oppressors and their way of life.  Sharing this way of life becomes an overpowering aspiration.  In their alienation, the oppressed want at any cost to resemble the oppressors, to imitate them, to follow them.”

En resumen, esto significaría que muchos desarrolladores al hartarse de la opresión a la que son sometidos por sus respectivos jefes o gerentes de proyecto, no ven otra salida que convertirse en opresores ellos mismos y a perpetuar (probablemente de forma inconsciente) el mismo modelo de opresión antes nuevos desarrolladores.

Esta opresión se expresa comúnmente a través del lenguaje de los opresores, con frases del tipo: "No sé que haces pero lo quiero para mañana".

Lo paradójico de todo esto, al menos en mi caso, fue que hace poco tuve que firmar un mail con el título de Gerente de Proyectos. No precisamente por una preferencía mía, sino del cliente con el que estaba trabajando, quien a su vez deseaba proyectar cierta imagen ante su respectivo cliente.

Y ustedes, ¿qué quieren ser cuando "crezcan"?

8 comentarios:

Rickardo Avila dijo...

Excelente pos mi buen amigo Gus! En general la misma enseñanza de las universidades en Lima tiende a formar "jefes" y no tanto técnicos (incluido el marketing de dichas casas de estudio). En general existe ya de por si un mal concepto de que "programador" es el nivel mas bajo en la cadena de sistemas y "jefe" o "gerente" de proyectos es la mas alta e inevitable. La palabra inevitable es la clave, ya que mucha gente no se arriesga a nada mas que a seguir esa linea (a la gente no le gusta dejar su área de confort aunque eso signifique mayor satisfacción personal a largo plazo).

Me haces acordar a una amiga que estudia la misma carrera en la universidad X. Al preguntarle que quería hacer al finalizar la facultad me dijo "directora" o "jefe" de proyectos.Le dije que primero necesita "pagar derecho de piso" ya sea como programadora, analista, etc etc. Y me dijo que no era necesario, que en la facultad le habían comentado de que se podía ser jefe solo llevando algunos cursos de certificación, algunos cursos adicionales en ESAN y listo (con el comentario extra de que a ella no le entraba eso de los números y/o algoritmos que era para geeks xDD). No me sorprendió mucho su respuesta ya que lo había escuchado antes de otras personas, solo que me sorprendió su sinceridad.

Lima - y el Peru en general - necesita mas técnicos y menos jefes. He dicho. Caso cerrado.

Juan José Rodriguez V. dijo...

Un artículo muy interesante.. sobre todo muy reflexivo.

ahora en lo personal escucho mucho acerca de los “desarrolladores modernos“. Pero con esto de los “gerentes de proyecto“ .. nos da un panorama muy claro de hacia donde queremos realmente llegar.

sí queremos ser capitanes del barco o marineros .. (aunque dicen que para ser un capitán hay que pasar por ser un buen marinero )

buen artículo Gustavo !

Armando dijo...

Me parece buenísimo tu post mi estimado Gus, pero como en todo, hay que tomar en consideración que para que una cultura ágil funcione en una empresa es necesario tener a alguien que las promueva.

Lamentablemente, hay situaciones en las que las malas experiencias en el uso de metodologías ágiles (normalmente por falta de conocimiento, inexperiencia, etc) terminan por mermar la confianza en ellas y decae justamente en un modelo de trabajo muy tradicional.

Es interesante ver, como es que muchos se quejan de la cultura que viven en sus empresas, pero poco hacen por convertirse en líderes o gestores de ese cambio que todo el mundo desea. Y hasta que ello pase, seguro pasará mucho tiempo y muchos proyectos de toda índole.

Sin embargo, lo importante, en mi humilde opinión, es que la lucha no se deje, aun desde nuestra propia trinchera, en nuestras actividades, en el mismo pensar de uno, a si seamos desarrolladores, funcionales, etc; si claudicamos en esta lucha por cambiar la tendencia que suele imperar nunca lograremos ver cambios, así sean mínimos.

Es una lucha que no debemos abandonar.

Gustavo Quiroz dijo...

Gracias por el valioso feedback. Hasta dan ganas de escribir una segunda parte!

Rescato tres puntos que me parecen fundamentales y con los que coincido:

- Las universidades no están formando los profesionales que necesita el país.
- No se puede liderar un equipo sin antes entender el trabajo que éste realiza.
- Necesitamos líderes y agentes de cambio a todo nivel. La buena noticia es que todos los somos (al menos en potencia).

Juan Arellano dijo...

En mis tiempos de programador (los 80's) a lo mucho había un analista encargado del proyecto. Cuando dejé la programación, ya a mediados de los 90's, lo hice con el cargo de "Jefe de Proyecto" q era relativamente nuevo, pero igual me metía a programar. Veo que la tendencia se ha agudizado. Supongo que este es uno de los motivos por los que a pesar de tener buenos recursos el Perú no es líder tecnológico en la región.

Elvis Nuñez dijo...

Así es como llegamos al punto en el que la gente se dedica a esto solo por dinero y no porque lo disfruta o les gusta.

Hay un principio que describe mucho de lo que dices en tu post: http://es.wikipedia.org/wiki/Principio_de_Peter

Saludos, me gusto mucho tu post.

Christian Sanchez Gutierrez dijo...

Esta invasión de gerentes también se debe a que los clientes exigen dentro de los proyecto a una persona que desempeñe dicho rol; esto se puede apreciar en mayor frecuencia en proyectos con el estado.

Tengo la impresión que el jefe/gerente de proyecto es el villano de la pelicula, el culpable de mis desvelos, el innombrable, etc , ....


Asi como el desarrollador o el analisita, el rol de gerente/jefe de proyecto es necesario (siempre que el proyecto lo amerite, por ejemplo proyectos medianos o grandes). El jefe debe proyecto seria la persona que se encarge de plantear la estrategia de existo para el proyecto (asi como un DT o un director del cine), permita la comunicacion entre el cliente y el equipo del proyecto, guardian del equilibrio del proyecto (pero un guardian razonable) .

Sin embargo en muchas ocasiones no ocurre esto, y por que???, yo creo que no se estan formando bien en las distintas casas de estudio ....


Saludos Gustavo

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.